Buenas prácticas policiales

Con información de Liza Zúñiga *

Un jurado integrado por autoridades gubernamentales, expertos en políticas públicas de seguridad ciudadana y representantes de la sociedad civil chilena eligió los ganadores del Segundo Concurso Institucional de Buenas Prácticas Policiales, organizado por la Policía de Investigaciones de Chile.

En la categoría de Investigación y Análisis Criminal, fueron premiados con los tres primeros puestos respectivamente, las siguientes iniciativas: "Guía de toma de muestras a víctimas de violencia sexual para determinar la huella genética", presentada por el Laboratorio de Criminalística Regional La Serena; "Gráfica demostrativa criminalística", de la Jefatura Nacional de Homicidios y "PDI y líneas de radiotaxis, juntos contra el robo de vehículos" de la Brigada Investigadora de Robos Coyhaique

En la categoría de Prevención Secundaria del Delito y la Violencia, los ganadores fueron: el “Centro de protección y buen trato hacia la infancia”, de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores Talca; la “Brigada Escolar Pequeños Detectives”, de la Prefectura Provincial Magallanes y el programa “Sano y seguro, siempre”, de la Jefatura Nacional de Ubicación de Personas.

El jurado se congregó en la Escuela de Investigaciones Policiales con la misión de evaluar las 14 iniciativas implementadas por unidades de la institución que resultaron preseleccionadas en el marco del Segundo Concurso. Durante la jornada, los propios equipos responsables de estas prácticas expusieron los fundamentos, objetivos y resultados de sus experiencias ante los miembros del jurado, cuya apreciación fue crucial para determinar las tres iniciativas ganadoras en la categoría Investigación y Análisis Criminal, así como las tres máximas distinciones en la categoría Prevención Secundaria del Delito y la Violencia.

En esta segunda versión del certamen participaron 38 postulaciones provenientes de Brigadas de Investigación Criminal, Brigadas Especializadas, Laboratorios de Criminalística, Jefaturas Nacionales, Jefaturas Regionales y Prefecturas Provinciales asentadas desde Arica a Magallanes, pasando incluso por Isla de Pascua.

Las unidades ganadoras del concurso recibirán una serie de incentivos y reconocimientos, entre los que destaca la asignación de recursos logísticos y equipamiento tecnológico, la publicación del total de las experiencias preseleccionadas en un banco de casos que se editará durante el segundo semestre de 2009 y la posibilidad de representar a la institución en seminarios, encuentros y reuniones nacionales o internacionales sobre intercambio de buenas prácticas, entre otros aspectos.

El concurso es parte de la agenda de actividades del Observatorio de Buenas Prácticas Policiales, conformado por la Plana Mayor de Análisis Criminal, el Centro de Investigación y Desarrollo Policial, la Jefatura de Educación Policial y la Jefatura Nacional de Asuntos Públicos.

Su misión es identificar, sistematizar, difundir y transferir prácticas validadas que contribuyan a mejorar el desempeño y rendimiento de los servicios que la policía entrega al sistema de justicia criminal y a la ciudadanía en su conjunto. Además, fomentar las alianzas con organizaciones académicas y ciudadanas para generar espacios de reflexión tendientes a articular mejores respuestas frente a las necesidades sociales en seguridad. Asimismo, el concurso promueve el intercambio de buenas prácticas entre organismos policiales a nivel regional y hemisférico.

Investigación y análisis

La primera categoría del concurso, Investigación y Análisis Criminal, premia las iniciativas que mejoran la capacidad de esclarecer delitos, así como la identificación, detención y formalización de los responsables. También comprende experiencias que mejoran la contención de la criminalidad en el territorio.

El primer puesto, “Guía de toma de muestras a víctimas de violencia sexual para determinar la huella genética”, del Laboratorio de Criminalística Regional de La Serena, responde a la necesidad de superar las falencias en que incurrían los servicios médicos en la toma de muestras a víctimas de violencia sexual, lo que impedía su posterior uso como medio de prueba en un proceso penal.

Por este motivo, el Laboratorio desarrolló una guía con recomendaciones orientadas a asegurar un adecuado proceso de identificación, recolección y preservación de muestras biológicas, de modo que ofreciera la posibilidad de contar con elementos suficientes para realizar los análisis de ADN que permitieran establecer científicamente una relación entre víctima y victimario. La guía fue puesta a disposición de los servicios médicos y de urgencia de la zona, gracias a lo cual ha mejorado ostensiblemente la calidad de las muestras que procesa el laboratorio.

El segundo lugar obtenido por la Jefatura Nacional de Homicidios con su “Gráfica demostrativa criminalística”, fue una respuesta eficiente ante la  reforma procesal penal que conllevó a una nueva cultura en el sistema de justicia criminal, orientada a una mayor eficacia en el esclarecimiento y persecución del delito. En este escenario, las policías debieron renovar una serie de procedimientos para dotarlos de flexibilidad y rapidez.

La Jefatura Nacional de Homicidios, aprovechando las nuevas tecnologías digitales, desarrolló el concepto de gráfica demostrativa criminalística, que consiste en incorporar elementos visuales en los informes policiales. Lo anterior permite entregar explicaciones didácticas con ilustraciones fotográficas, mapas, planos, croquis, figuras anatómicas y toda clase de apoyos al reporte. Lo relevante de esta innovación radica en que ha permitido asegurar una rápida comprensión, interpretación y respuesta por parte los fiscales, lo que se traduce en mejores evidencias para el esclarecimiento de los casos y una mayor captación de la demanda de órdenes de investigar.

El tercer lugar de esta categoría, obtenido por la Brigada Investigadora de Robos Coyhaique, con “PDI y líneas de radiotaxis, juntos contra el robo de vehículos”, enfrentó un delito que genera una sensación de inseguridad en la ciudad de Coyhaique y que consecuentemente afecta la calidad de vida de las personas.

En búsqueda de una mayor eficacia, la Brigada Investigadora de Robos desarrolló una innovadora estrategia para contener el problema y disuadir eventuales atracos. A través de una alianza con las empresas de radiotaxis, en tanto se recibe una denuncia se comunica a toda la flota de conductores las características del vehículo con encargo, con lo que se amplía notoriamente el radio de búsqueda y se obtienen importantes resultados gracias a la colaboración de la comunidad.

Los integrantes del jurado en esta categoría fueron Abraham Santibáñez, del Colegio de Periodistas de Chile; Enrique Oviedo, de la Corporación de Estudios Sociales y Educación SUR; Isabel Retamal, de la Fundación Paz Ciudadana y Paola Elgueta Policía de Investigaciones de Chile.

Prevención del delito

La segunda categoría del concurso, Prevención Secundaria del Delito y la Violencia, premió iniciativas orientadas a actuar sobre los factores que potencialmente podrían incitar a los individuos a utilizar la violencia o a cometer delitos, por la vía de la focalización en territorios y grupos más vulnerables y de mayor prevalencia delictual.

El primer puesto fue obtenido por el “Centro de protección y buen trato hacia la infancia”, de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores Talca.  Éste es un centro especializado en maltrato infantil ubicado en dependencias de la Prefectura Provincial de Talca y creado en enero de 2008 virtud de un convenio suscrito entre la Policía de Investigaciones de Chile, la Junta Nacional de Jardines Infantiles, la Universidad Católica del Maule y la Corporación de Asistencia Judicial de la Región Metropolitana.

El centro ofrece atención psicológica a menores preescolares que han sido víctimas de maltrato o abuso sexual en cualquiera de sus formas, además de entregar apoyo y orientaciones jurídicas a sus familias. Para ello cuenta con un equipo de alumnas de psicología, que también presta colaboración a los oficiales policiales en lo referente a peritajes e informes psicológicos en el marco de la investigación criminal. Por otra parte, el centro despliega estrategias de prevención en delitos sexuales, maltrato infantil y violencia intrafamiliar dirigidas a diversos actores de la comunidad y grupos especialmente vulnerables.

El segundo lugar fue para la “Brigada Escolar Pequeños Detectives”, de la Prefectura Provincial Magallanes. Durante el año 2008, más de 600 jóvenes infractores menores de 18 años fueron puestos a disposición del Juzgado de Garantía de la ciudad de Punta Arenas por delitos asociados a lesiones, hurtos, daños a la propiedad y robos con intimidación.

En la mayoría de los hechos estuvo presente el consumo de alcohol y se detectaron problemas de convivencia familiar. Por este motivo, la Prefectura Provincial Magallanes implementó un programa preventivo orientado a aportar herramientas de autocuidado y promover conductas positivas en los menores que cursan los últimos años de la educación básica. La participación es voluntaria y se desarrolla fuera del horario de clases. Oficiales policiales entregan contenidos relacionados con la prevención de delitos sexuales, drogas, violencia escolar y violencia intrafamiliar, además de educarlos en sus derechos y deberes.

Finalmente, “Sano y seguro, siempre”, de la Jefatura Nacional de Ubicación de Personas, obtuvo el tercer lugar en esta categoría. Se trata de una campaña preventiva busca reducir el riesgo de extravío de menores a través de la articulación de sus redes de apoyo y la recomendación de las medidas de seguridad necesarias. Estas involucran a protectores parentales, familiares, profesores, entidades públicas y privadas.

Además, el programa provee herramientas que permitan iniciar con rapidez la búsqueda de un menor extraviado y evitar eventuales desgracias. En este sentido, se entrega a los menores el documento denominado “base de datos domiciliaria”, que registra información sobre antecedentes personales, características físicas y datos relevantes, además, de una fotografía y la toma de muestras de saliva para una posterior determinación del perfil genético (ADN).

Los jurados de esta categoría fueron Natalia Riffo, de la División de Seguridad Pública del Ministerio del Interior; Ximena Tocornal, del Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana de la Universidad de Chile; Liza Zúñiga, de la  Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso-Chile) y Paola Elgueta, de la Policía de Investigaciones de Chile.

Investigadora asistente del Programa Seguridad y Ciudadana de Flacso-Chile

Más información:

Policía de Investigaciones de Chile 

Textos originales de Liza Zúñiga:

La Policía de Investigaciones de Chile realiza concurso de buenas prácticas
policiales

Buenas Prácticas para una Buena Policía

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.